Averías calderas: reparaciones en Madrid

in BLOG/SERVICIOS by

Averías calderas: reparaciones en Madrid – En la capital española en invierno la temperatura puede descender de repente y hay que estar preparados para que las calderas de calefacción no nos falle. En Reparación Calderas Madrid saben que muy frecuentemente no nos preparamos lo bastante y al final necesitamos soluciones de urgencia para no pasar frío. Precisamente están para esto, para situaciones de urgencia. Por si los necesitas, tienes más información aquí

Cuando se pasa el típico Veranillo de San Martín que se nos regala cada año, hay que tirar de calefacción, en Madrid, y en toda la parte centro y norte de España. Si requieres finalmente de un servicio de reparación de calderas, que sea de confianza, y que no te haga perder tiempo y dinero. Mejor si tiene servicio las veinticuatro horas, los siete días de la semana y los trescientos sesenta y cinco días del año.

Lo cierto es que es una realidad que todo aparato de calefacción que compramos viene a durar del orden de los diez años. Pero hay formas de alargar la vida útil y también piezas cuyo cambio supone una enorme mejora para el aparato. Con un buen mantenimiento la caldera dura mucho más. Es conveniente que una vez por año venga un técnico, nos abra la caldera, y vea el estado, como que la combustión sea adecuada y que no existan fugas. Esto es lo más importante.

dife88 / Pixabay

Averías calderas: reparaciones en Madrid.

Cierto es que también hay averías imposibles de pronosticar

Pero si ha habido un buen mantenimiento lo veremos recompensado en la reparación. Una limpieza a tiempo o una buena regulación de gas no son cosas solo por seguridad sino también por un mayor desempeño. Y en lo que al usuario respecta, si tenemos un conocimiento básico de actuación en caso de bloqueo, o de saber la presión a la que debe marchar la caldera, vamos a conseguir un mejor funcionamiento y menos averías. 

Los elementos electrónicos o bien los eléctricos son los que más inconvenientes dan. Estos son la válvula de gas, la tarjeta electrónica, el ventilador, la bomba, etcétera. La opinión del profesional es fundamental para poner encima de la mesa como está nuestra caldera y tomar una resolución. Hay que tener también en cuenta que algunas calderas funcionan perfectamente en verano, para el agua caliente, pero cuando llega el invierno y hay que poner la calefacción, llegan los problemas, por lo que no os debemos de fiar.

Un mantenimiento bien llevado, ha de ser al menos anual, si bien no es obligatorio, pero debemos probar las calefacciones antes de precisarlas. Hay ciertas averías muy comunes, y son la pérdida de agua caliente, la bajada de presión, los apagones repentinos de la caldera, y la obstrucción en la salida de humos. Este último es uno de los mayores problemas que se nos pueden presentar al término del verano y comienzo del invierno. Tiene que ser un especialista quien lo revise inmediatamente, pues hay que desocupar el dióxido de carbono de la instalación. Algunos problemas pueden no ser graves, pero son síntoma de otros mayores. La ayuda de un profesional que pueda diagnosticar inconvenientes de mayor gravedad, es altamente aconsejable.

Deja un comentario