5 consejos para afrontar un divorcio

in EMPRESA SERVICIOS by
84 / 100

5 consejos para afrontar un divorcio

¿De qué manera superar un divorcio incluso si este es no deseado? Estos son 5 consejos para afrontar un divorcio sin que te sientas culpable y lo afrontes lo mejor posible.

Desahógate. … Recuerda que este dolor no va a ser un proceso lineal. Admite que en ciertas épocas del año señaladas podrías sentirte peor. Admite la situación. Pierde el apego a todo lo vivido a lo largo del matrimonio folk songs notes for free to download. Aprende. Aparta ideales de realidades. Los inconvenientes de pareja acostumbran a ser variadisimos para describirlos de forma general, y sin embargo se pueden distinguir en grandes conjuntos.

Por una parte, las parejas que, si bien no tengan discusiones y enfrentamientos, padecen un enorme distanciamiento. Por otra parte, se hallan las parejas que viven en un enfrentamiento incesante, con grandes disputas y equívocos. Las parejas de este último conjunto son la meta de este artículo, quienes van a encarar la presencia de los inconvenientes de los cuatro jinetes del apocalipsis del amor en la pareja y desembocan en divorcios

5 consejos para afrontar un divorcio
5 consejos para afrontar un divorcio

Pero hay herramientas y posibles actuaciones para cuando aparecen cada una de las contrariedades. Se puede adoptar una actitud potencialmente triunfante para encarar las crisis que vayan brotando. Se trata pues de seguir consejos para administrar mejor las discusiones de pareja hp bios herunterladen. Y todos los problemas que surgen en las relaciones de pareja, sobre todo, cuando ya han decidido avanzar hacia el divorcio.

Hace más de 2 décadas que el matrimonio Gottman y sus colegas de la Universidad de Washington descubrieron que en el noventa por ciento de los casos, se podía pronosticar de forma exitosa si una pareja casada continuaría junta o bien terminaría separándose. Este descubrimiento fue de suma importancia ya que; si se conocían los factores que podían llevar al divorcio, tal vez estos podrían evitarse y salvar la relación.

El equipo aprendió a determinar qué acciones entre la pareja resultan en una dicha duradera, y cuáles conducen al distanciamiento sensible y la separación microsoft office mac kostenlos downloaden. Sin embargo advertir los inconvenientes no es exactamente lo mismo que hacer que desaparezcan.  Desde el punto de vista sistémico, se comprende que las parejas pasan una serie de crisis en función de las etapas de desarrollo que van cumplimentando: crisis de compromiso, de convivencia, la crisis del primer hijo, crisis del nido vacío, etcétera…

Los inconvenientes brotan cuando la transición de una etapa a otra no se efectúa apropiadamente y la pareja no logra amoldarse. Muy frecuentemente se solapan las crisis no resueltas entre ellas y se prolongan los enfrentamientos. Además de esto, el estilo de afrontamiento no acostumbra a mudar con lo que se cronifican los inconvenientes y la bola se hace cada vez más grande.

Teniendo presente esto, veamos ciertos consejos para saber administrar apropiadamente el proceso de divorcio, cuando las crisis del amor en la pareja ya no tienen solución.

De qué forma encarar un divorcio con una coyuntura económica difícil

Puede darse el caso o bien la situación que una pareja desee separarse mas tienen pocos recursos económicos para hacerlo. ¿Prosiguen juntos pese a ello? Es una situación frágil, puesto que si se trata de una separación amistosa puede resultar bastante fácil de hacer por el hecho de que se podría efectuar una separación informal y, después, hacer todo el papeleo. Saber como divorciarse no parece ser tan fácil como pudiera parecer.

No obstante no siempre y en todo momento ocurre de esta forma y en la mayor parte de las ocasiones el divorcio resulta problemático. Es en estos casos cuando hay que cuidar realmente bien toda acción, puesto que se puede volver todo en contra nuestra al tomarse en cuenta para la sentencia judicial. Por servirnos de un ejemplo, si nos marchamos de casa puede ser tomado como un abandono del hogar.

En estos casos lo mejor es ponerse a cargo de un letrado, que puede ser de oficio, y que sea él o ella quien mejor te asesore de la situación.

5 consejos para afrontar un divorcio
5 consejos para afrontar un divorcio

De qué manera rehacer tu vida tras un divorcio

Salir. Jamás hay que cerrarse puertas y quedándote en casa no vas a solventar nada. … Aunque también hay que aprender a estar en soledad. Este es uno de los pasos que más fácil semeja, aunque realmente, es el que más difícil resulta. No te sientas culpable. Di adiós al pasado. No tengas temor a lo que digan los demás.  Se trata de Aceptar. Es el paso inicial, admitir la situación.

Un divorcio acostumbra a traer consigo una etapa de duelo, en tanto que se trata del fin de una etapa esencial en la vida de cada individuo. Es muy habitual entrar en la negación, o bien intentar esconder el dolor con saña o bien rencor, mas sin duda lo fundamental es admitir y disculparse para disculpar a otros.

5 consejos para afrontar un divorcio
5 consejos para afrontar un divorcio

Habla con gente de confianza.

Una madre, un padre, las amigas o amigos, están ahí para percibir, escuchar y aconsejar. Te ayudará charlar con gente que había pasado por lo mismo, que lo haya pasado fatal y ya ha salido adelante. En muchas ocasiones lo único que precisas es desahogarte, soltarlo todo, para comenzar a sentirte mejor. Tampoco hay que alargar innecesariamente esta fase. Recrearme en mis fallos o bien en sus fallos, criticar a mi ex- hasta el aburrimiento, solo hace que te quedes bloqueado o bloqueada, en el hoyo, en vez de tirar para delante, realimenta la saña y el dolor que sientes. 

No descalificar al otro.

A menudo uno de los progenitores estima que está más listo para atender a sus hijos. Esto conduce a un desequilibrio en la presencia del otro padre, en tanto que hay cuestionamiento, descalificación o bien alienación, respecto de su figura. La descalificación del otro implica un desequilibrio en la pareja. La solución sana se presenta tras admitir que en estas situaciones acostumbra a haber faltas personales que llevan a que una persona necesite tener un control y estar sobre el otro, lo que produce arduos problemas en la convivencia y la capacitación de los hijos.

Si ocurre esta tendencia, es el instante de solicitar ayuda a profesionales que pueden aportar una mirada más extensa y a fin de que se puedan abordar temas pendientes mal resueltos que lastran la situación del presente.

Asimilación de la nueva situación con tu presupuesto

A los dos o bien tres meses después del divorcio toca proponerse los números. Hay que meditar en una nueva vida, al truncarse el modelo precedente, y obviamente tienes que adaptar tu realidad precedente con la actual. Lo más esencial es cubrir las necesidades. Con lo que, el fondo de maniobra que acostumbra a ser de tres a seis meses de tu salario para si brota cualquier imprevisto debería ser más grande.

Con el patrimonio que te queda debes planear tu futuro. Cuánto cuesta tu porvenir, cuáles son tus ingresos, que gastos tienes. Qué flujos de capitales tienes y cómo están tus cuentas a día de hoy. O sea, activos líquidos, convertibles en dinero y, si bien están invertidos, deben ser de simple “conversión en capital”. Se debe aceptar menos peligro y reducirlo drásticamente, aparte de dejar aparcado, por un momento, ese objetivo de la planificación de la jubilación, si bien con matices.

No es exactamente lo mismo si te separas con setenta años, que si lo haces con cuarenta. La situación cambia. Ahora bastante gente que se halla entre los cuarenta y cincuenta años puede acusar una crisis que no pueda superar y se concluya provocando en un divorcio. De ahí que, lo único que se debe hacer en un caso así es planear esa situación y no meditar en de qué manera jubilarse sino más bien en “cubrir los próximos años”.

De esta forma, el horizonte es salvar lo mejor posible este escenario en los próximos dos años. El corto plazo, que ya antes podría ser un año, pasa a ser de “semanas”; lo que se comprendía como el medio plazo, que se fundamentaba en cinco a ocho años se reduce a uno y tres años; al tiempo que el largo plazo de forma directa “no existe”. Provisionalmente, desde tus finanzas personales “hay que meditar en el corto y medio plazo” asumiendo menos peligro y planear cómo quedará tu realidad económica así como intentar amoldar tu situación laboral y profesional lo mejor posible a ese esquema.

Deja una respuesta