¿Mascotas en casa? Cuidado con las bacterias

in PORTADA by

Mucho se ha hablado de la enorme cantidad de bacterias que cada persona porta en las suelas de sus zapatos al llegar a sus hogares. Y muchos han sido los que tras conocer los datos han puesto el grito en el cielo y se han puesto en pie de guerra contra todos aquellos que pretenden pasearse por las estancias de sus hogares con calzado empleado en la calle. Y es que, la sana costumbre japonesa de quitarse los zapatos antes de entrar en casa, parece haber sido entendida ahora por los occidentales. Desde Brill 2000 comentan que “saber que cada uno de nosotros lleva en las suelas de sus zapatos una media de 421.000 bacterias diferentes al llegar a casa, hace que la mayoría quiera sacarse los zapatos antes de esparcirlas por todas las estancias de su hogar”.

Pero, ¿Qué pasa con todos aquellos que tienen un fiel amigo al que deben sacar a pasear? ¿Ellos también son portadores de todas estas bacterias? ¿Cómo asegurarse de que se está limpiando correctamente?

“Todo parece indicar, que si nosotros transportamos tal cantidad de bacterias en la suela de los zapatos. Nuestros fieles e inseparables amigos, también transportarán una enorme cantidad de bacterias en sus patas. Así que, y a pesar de que a más de uno se le pasará por la cabeza comprar zapatos para sus mascotas, lo mejor será asegurarse de realizar una exhaustiva limpieza para eliminar todas las posibles bacterias” comentan desde Brill 2000.

Los expertos recomiendan hacer una limpieza de las patas antes de entrar en casa, para lo que se puede emplear una toalla húmeda o emplear toallitas húmedas aptas para animales.

Es conveniente limitar los espacios a los que la mascota tenga acceso, de esta manera se conseguirá que al menos esas estancias permanezcan más limpias y libres de bacterias, pelos y malos olores característicos de tan singulares miembros de la familia.

La aspiradora se convertirá en la mejor aliada para eliminar los pelos que van perdiendo y que terminan desperdigados por los lugares más inusuales. Y para conseguir una buena desinfección y evitar un posible daño debido a productos excesivamente agresivos, se recomienda el uso de desinfectantes poco agresivos.

Deja un comentario